#SinCienciaNoHayFuturo

fotografía  de Luis vilchez reyes

A 10 años de la muerte de Néstor Kirchner

La mañana del miércoles 27 de octubre del 2010 se vio sacudida por el fallecimiento del expresidente argentino y líder indiscutido, reconocido por propios y extraños, del peronismo de los últimos tiempos. Coincidentemente, ese día feriado se llevaba a cabo un Censo Nacional de Población y Vivienda.

Publicado: 2020-10-27

La mañana en que murió Néstor Kirchner era un día típico de primavera en Buenos Aires. Los días fríos habían quedado atrás y el sol entibiaba un día que quedó para la historia.   

Por aquel entonces tenía cuatro años viviendo en Argentina, con una pausa de tres meses en los que había vuelto a Perú, luego de haber terminado una maestría, e intenté sin éxito insertarme al mercado laboral. A mi regreso a Buenos Aires, ayudé durante unos meses a mi suegro en el negocio de la carpintería y luego conseguí entrar a trabajar en el Consulado Peruano.

Ese 27 de octubre, por el motivo del censo, todos nos encontrábamos en nuestras casas esperando la visita del encuestador. Por los canales de noticias se podían observar las calles vacías. Con mi novia, hoy mi actual esposa, estábamos experimentado nuestra primera experiencia de convivencia, habíamos alquilado un pequeño PH en el barrio de Flores. Nos despertamos cerca de las nueve, pusimos agua para el mate y nos preparábamos para desayunar.

La primera placa de urgente que vimos en la televisión hablaba de un estado crítico del expresidente. Néstor había sido intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones en 2010, ambas por temas coronarios. Pasadas las 10.00 hs, todos los canales confirmaban la noticia del deceso del esposo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Con mi novia nos quedamos helados, mirábamos el graf del canal de noticias TN y no lo podíamos creer. A los pocos minutos llegó la censista, que no sabía de la muerte del expresidente y se quedó un largo rato mirando la pantalla del televisor. Tras contestar las preguntas, ella rellenó el formulario y se fue.

Conforme iban pasando las horas se iba conociendo más detalles de la muerte, Néstor estaba en la ciudad de El Calafate, en la provincia de Santa Cruz, acompañado de su esposa, Cristina, y se descompensó. Por más que trataron de reanimarlo, murió.

A pesar de no estar trabajando en ningún medio en ese entonces, por la tarde me fui a la Plaza de Mayo, era más que seguro que habría una concentración en ese icónico lugar de la Ciudad de Buenos Aires. Salí de casa y el ambiente de pesadumbre se mezclaba con el silencio de las calles.

Si bien nunca fui afín a las ideas de la entonces pareja presidencial, no dejo de reconocer que ambos quedaron en la historia de la Argentina. Hay una huella muy profunda en un importante sector de la sociedad que se siente identificada plenamente con lo que hizo Néstor y con personalidad de la actual vicepresidenta.

Como era de esperarse la estación Plaza de Mayo se encontraba cerrada y tuve que bajar en la estación Perú, ubicada a unas cuantas cuadras de mi destino final. Mucha gente de manera espontánea se iba acercando, caminaban envueltos en pena y dolor por la avenida que desemboca en la plaza y que se encuentra frente a la Casa Rosada. De aquel día rescaté las imágenes que comparto a continuación.

















Escrito por

Luis Vilchez Reyes

Periodista y otras hierbas. Vivo hace catorce años en Buenos Aires. Me gusta el rock de los 90 y los clásicos. TW: @lvreyes


Publicado en